En esta era disruptiva, la percepción y la interacción con las soluciones tecnológicas exigen por parte de todos los que nos relacionamos con ellas una actitud más consciente y autónoma. Es necesaria una comprensión amplia, contextual y reflexiva porque su utilización modela el qué y el cómo procesamos nuestro mundo cotidiano, independientemente de a qué nos dediquemos, de qué disciplina hayamos estudiado. Y es que nuestro entorno tecnológico también define cómo vivimos, cómo nos transformamos.

Leer más